Un estudio argentino confirma la eficacia de combinar vacunas

En un estudio, el cual será portada del número de agosto de la revista internacional Cell Reports Medicine, científicos argentinos presentan la información clave sobre la que se basó la decisión de las autoridades sanitarias locales de combinar distintas vacunas contra el COVID-19, cuando había retrasos en la llegada de las dosis para completar los esquemas primarios ya iniciados.

Se trata de un trabajo que brinda datos importantes para apuntalar la estrategia de inmunización en el resto del planeta, donde más de un tercio de la población no recibió las primeras dos dosis recomendadas. Además, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), 10 países y territorios de las Américas aún no han protegido ni al 40% de su población.

“La tapa de la revista lleva un mensaje sobre la fortaleza de combinar vacunas generadas en distintos lugares del mundo y pone a la salud pública por encima de la política y de los intereses económicos que hay detrás de cada vacuna producida”, indicó a la Agencia CyTA-Leloir Andrea Gamarnik, investigadora del CONICET en la Fundación Instituto Leloir (FIL) y una de las autoras principales del trabajo.

Coordinados por el Ministerio de Salud de la Nación, un equipo interdisciplinario que incluyó a investigadores del CONICET y referentes de los ministerios de Salud de las provincias de Buenos Aires, La Rioja, Córdoba y San Luis evaluó en 1314 voluntarios la seguridad de 15 combinaciones diferentes y estudió la cantidad de anticuerpos generados.

“La vacunación heteróloga contra el COVID-19 es una estrategia válida y segura para aumentar rápidamente la cobertura en muchas regiones del planeta”, concluyeron los autores.

Por otro lado, Gamarnik; quien lideró el trabajo junto a Jorge Geffner, investigador del CONICET en el Instituto de Investigaciones Biomédicas en Retrovirus y Sida (INBIRS) de la Facultad de Medicina de la UBA junto con Juan Manuel Castelli, subsecretario de Estrategias Sanitarias del Ministerio de Salud de la Nación; expresó que “hay una profunda inequidad en el acceso a las vacunas de los países más pobres: varias zonas de África, Asia e incluso de América Latina no llegan al 25% de la población inmunizada. Publicar este estudio, que fue revisado por científicos destacados de otros países, respalda la decisión que se tomó acá, pero sobre todo aporta información útil para definir estrategias de combinación de vacunas en países que aún están iniciando esquemas”.

En el estudio, los voluntarios de ambos sexos se dividieron en tres grupos y cada uno recibió como primeras dosis una vacuna basada en adenovirus (Sputnik V y AstraZeneca) o de virus inactivado (Sinopharm). Luego se formaron diferentes subgrupos, a los que se les aplicaron segundas dosis basadas en una plataforma diferente. Por ejemplo, esquemas Sputnik V-Moderna (ARN); AstraZeneca-Moderna; Sinopharm-Sputnik V.

A cada participante se le tomaron muestras de sangre en distintos momentos después de la vacunación y se evaluó tanto la presencia de síntomas adversos como el nivel de anticuerpos y la capacidad que tenían de neutralizar la infección por el virus original de Wuhan. Para ello se empleó el COVIDAR IgG, el primer test serológico argentino para medir anticuerpos contra el nuevo coronavirus, desarrollado por Gamarnik y su equipo del Instituto Leloir en asociación con el laboratorio Lemos.

“Los niveles de anticuerpos más elevados de todas las combinaciones se vio entre quienes se habían vacunado con Sputnik V, AstraZeneca o Sinopharm en primera instancia y recibieron la vacuna de Moderna como segunda dosis. Estos niveles de anticuerpos fueron comparables a los observados tras la aplicación de dos dosis de Moderna”, aseguró Gamarnik.

A su vez, se constató que aquellas personas que iniciaron su esquema con Sinopharm desarrollaron más anticuerpos tras la aplicación de Sputnik V, AstraZeneca o Moderna que quienes recibieron una segunda dosis de la misma marca.

Sobre la seguridad, la combinación de vacunas diferentes no causó efectos adversos graves, hospitalizaciones ni muertes.

En un subgrupo reducido de voluntarios, los investigadores también hicieron el estudio para ómicron.

“La conclusión fue que es muy importante dar los dos refuerzos, porque si bien las segundas dosis heterólogas, sobre todo si son con una vacuna de ARN, aumentan la cantidad de anticuerpos capaces de neutralizar ómicron, éstos son bajos en comparación al virus original. Los refuerzos son clave para estar protegidos contra la variante más preponderante en la actualidad”, señaló Gamarnik.

Del estudio también participaron otros investigadores del CONICET en la Fundación Instituto Leloir, en el INBIRS y en la Universidad Nacional de Misiones; del Instituto de Virología “Dr. J. M. Vanella” que depende de la Universidad Nacional de Córdoba; de la Universidad Nacional de La Plata; del Centro de Investigación en Medicina Traslacional (CIMT) el Ministerio de Salud de la Provincia de La Rioja; y profesionales de las carteras sanitarias de las provincias de Buenos Aires, Córdoba y San Luis; y personal médico de seis hospitales públicos bonaerenses.

You May Also Like

Residuos electrónicos: en Argentina se generan 500.000 toneladas al año

La Argentina registra un promedio de entre 10 y 12 kilos de residuos de ...

Se realizará un taller sobre violencia de género para abogados de Ushuaia

La Fiscalía y el Colegio Público de Abogados de Ushuaia realizan actividad conjunta. El ...

Avanzan en la prevención y contención de víctimas de abuso sexual

El secretario General de Gobierno Juan José D’Angelo recibió este lunes a Franco Pani, ...